Seleccionar página

Dios tiene un propósito con cada uno de nosotros, pero la pregunta sería ¿podré cumplir el porpósito de Dios en mi vida?. Los planes de Dios para la humanidad son planes de salvación y de vida eterna, pero muchos de nosotros no aceptamos este regalo dado por Dios a través de Jesús. Si estás leyendo este escrito te aseguro que Dios cumplirá su propósito en tu vida. La Biblia nos muestra varios ejemplos de personas que cumplieron el propósito de Dios, pero quiero tomar el ejemplo de José. Este personaje demuestra que se cumplirá el propósito de Dios en mi vida y también en la tuya.

José es un hijo amado

José es uno de los hijos de Jacob y la Biblia nos muestra que su padre lo quería más que al resto de sus hijos porque lo tuvo en la vejez (Gn 37:3). Este amor de Jacob se demostraba en las tareas que les asignaba a José. para evidenciar este amor su padre le regala una túnica de diversos colores. Está túnica es un símbolo de preferencia, poder y jerarquía. El significado de está túnica no pasa desapercibido por sus hermanos. los hermanos aborrecían a José por ser el favorito de su padre (Gn 37:4).

Somos hijos amados por nuestro Padre Celestial

Nosotros al igual que José somos hijos amados por nuestro Padre Celestial. Digo que somos hijos suponiendo que todos los que están leyendo esto han aceptado a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas.

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios
(Jn 1:12) 

Sólo recibiendo a Jesús podemos decir que somos hijos de Dios. Todas las personas son creación de Dios, pero a causa del pecado estamos separados de Él. Cristo es el que nos reconcilió con dios para poder ser sus hijos. También sabemos que somos hijos de Dios porque tenemos su Espíritu y dice la palabra:

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. (Rm 8:16) 

Siempre hay algo en nuestro interior que nos lleva a clamar a Dios y reconocerlo como nuestro Padre. Dios nos ama como Jacob amaba a José, incluso su amor es mucho más grande. me regocijo en saber que Dios me amó antes que yo lo amara a Él.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. (1Jn 4:10)

Debido a que somos hijos amados de Dios, debemos llevar una vida de santidad y de esta forma honrar a nuestro Padre.

José tiene sueños

Ya sabes que eres un hijo de Dios pero sigues preguntándote ¿podré cumplir con el propósito de Dios en mi vida? Vamos a ver cuál es ese propósito.

Los sueños de José muestran su propósito

Para los que conocen la historia de José, sabemos que los sueños de José muestras su propósito. José soñó que sus hermanos se inclinaban ante él (Gn 37: 5-8). José volvió a soñar otro sueño en el que sus hermanos y sus padres se postraban delante de él (Gn 37: 9-11). Debido a estos sueños sus hermanos lo aborrecieron aún más a causa de sus sueños y palabras. Era tanto su odio que le quitaron su túnica de colores y lo echaron en una cisterna vacía.

Los sueños de José eran revelaciones de Dios en las que les mostraba el propósito de Dios para su vida. Dios le estaba haciendo un llamado a José a través de sus sueños. Para cumplir el propósito de Dios en nuestras vidas debemos tener claro a dónde queremos llegar. Declarar nuestras metas y propósitos en nuestra vida nos hará saber quién está con nosotros y quiénes no. Es importante declarar si queremos fundar misiones, ministerior, proclamar con nuetsra boca lo que queremos hacer porque de esta forma sabremos quienes nos apoyarán y quién estará en contra. José nos enseña que para lograr el propósito de Dios en nuetsras vidas nuestros enemigos se opondrán y tratarán de quitarnos la distinción dada por nuestro padre.

Pero que bueno es saber que nada nos separará de ese amor de Dios.

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Rm 8:38-39)

Amados hermanos los exhorto a que declaremos nuestro llamado, nuestro propósito, nuestras metas y de esa forma sabremos quiénes estarán apoyándonos y quiénes no. De esta forma estaremos más cerca del propósito de Dios en mi vida.

José es fiel en medio de la adversidad

Para poder cumplir el propósito de Dios en mi vida es importante ser fiel en medio de la adversidad. Muchos de nosotros  nos rendimos o nos olvidamos de Dios y sus planes cuando las cosas van mal. José nos enseña a ser fiel a Dios en todo tipo de circunstancias.

Los invito a mirar algunas de las cosas por las que pasó José. Fue vendido como esclavo por sus propios hermanos (Gn 37: 27, 36) Trabajó en una nación pagana como sirviente de Potifar (Gn 39: 1-2). Por ser fiel a Dios y alejarse del pecado (Gn 39: 9) es enviado a una prisión (Gn 39:20). La Biblia nos muestra que José fue fiel a Dios en todo momento y también que fue de bendición para otros (Gn 39: 3, 21).

Esto nos demuestra que es posible ser fiel a Dios en medio de la adversidad. Es posible mantener una vida intachable en un mundo rodeado de pecado. Es preferible huir ante la tentación que hacer un gran mal y pecar así contra nuestro Dios. Aunque cambie nuestra posición social, aunque no veamos con nuestros ojos naturales una solución o cumplimiento a la promesa de Dios, debemos mantenernos firmes y fieles a Dios.

Hermanos, Dios nos bendice y pone gracia en nosotros siempre que reflejamos su luz. Nuestro deber es creer a sus promesas

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? (Nm 23:19) 

Mantenernos firmes y fieles en medio de la adversidad

Los exhorto a confiar en Dios y mantenernos firmes y fieles en medio de la adversidad, auqnue no veamos el por qué de muchas cosas que nos suceden, Dios tiene el control.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Rom 8:28) 

Debemos presentarnos ante Dios como dignos de su llamamiento y del propósito que Dios tiene con nosotros.

Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo. “ (2Ts 1:11-12)

José es exaltado

Cuendo llegue el momento se cumplirá el propósito de Dios en mi vida. Llegado el momento seremos exaltados por Dios. Jose exalta a Dios al interpretar los sueños (Gn 41:16) y posteriormente es exaltado por Faraón (Gn 41:37-43), por su familia (Gn 50:18-19) y por los egipcios (Gn 47:25)

Hermanos, esto nos demuestra que sólo humillándonos delante de Dios podemos tener gracia delante de los hombres. En cada momento de éxito debemos glorificar a Dios (Sal 30:1; 86:12)

Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.(Mat 23:12) 

Los exhorto a vivir humillados bajo Dios, sabiendo que Dios que ve en lo secreto recompensa en público. Debemos exaltar a Dios en cada momento y en cada situación de nuestras vidas. Estos aspectos son muy importantes para cumplir el propósito de Dios en mi vida.

José cumple su propósito

Dios comienza el cumplimiento de los sueños de José 13 años después. Nosotros desesperamos y perdemos la fe en sólo unos días. José esperó 13 años siendo fiel a Dios en una nación pagana. En este tiempo de Dios sus hermanos se postran delante de él. (Gn 50:18-21)

El propósito de José era preservar la vida de la nación de Israel. José estaba claro de su propósito y entendía que todo el sufrimiento pasado durante 13 años eran parte del propósito de Dios para su vida.

Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.(Gn 45:7-8)

Debemos confiar en las promesas de Dios porque Él es fiel a su palabra. Cumplir con el propósito de Dios en mi vida es lo más importante.

Propósito de Dios en mi vida

Hemos compartidos el ejemplo de José, que demuestra que Dios cumplirá su propósito en nuestras vidas. José es tipo de Cristo, quién es nuestro ejemplo supremo. Era el hijo amado de Dios. Vino a la tierra con un propósito específico pasando por sufrimientos, tormentos, rechazos, pero nunca se desvió de su propósito. Siendo igual a Dios se humilló hasta la muerte (Fil 2: 1-11). por eso fue exaltado hasta lo sumo cumpliendo con su propósito. Por lo tanto, podemos afirmar que el propósito de Dios en mi vida y en la tuya se cumplirá si nos mantenemos íntegros y fieles.

Si todavía no aceptaste a Cristo como Salvador, te invito a que lo aceptes porque existe un propósito de Dios en mi vida y para tu vida. A los cristianos les digo que tal vez estemos pasando por situaciones como las de José: traicionado por nuestros seres queridos, tirado en una cisterna vacía, pasando por momentos de sufrimiento. Ante la interrogante de ¿podré cumplir el porpósito de Dios en mi vida?, quiero decirte que Dios tiene un propósito con cada uno de nosotros, que Jehová cumplia su propósito en mi vida y en la tuya. !Sólo depende de ti!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!