Seleccionar página

AYUDA AL PRÓJIMO

Ayudal al Prójimo

El Ministerio Jireh Cuba tiene como uno de sus principales objetivos la ayuda al prójimo. Este accionar del Ministerio Jireh Cuba es basado en las enseñanzas bíblicas que nos demuestran que la ayuda al prójimo debe ser un accionar de todo creyente y de toda persona que quiera vivir según los principios bíblicos y cristianos. Nuestras obras ponen en evidencia lo genuino de la fe que profesamos, por eso la ayuda al prójimo dice mucho de nuestra forma de ser y de pensar.

Porque: No adulterarás,no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Romanos 13:9

Ayuda al prójimo en el Antiguo Testamento (AT)

Prójimo: Cualquier ser humano respecto a uno mismo. Se le aplica más particularmente a un semejante, es decir, a quien posee características iguales.

La Ley del AT, así como la concepción de los judíos, obligaba a una serie de deberes hacia aquellos que le eran cercanos, no físicamente, sino en virtud de la común descendencia en el seno del pueblo elegido, obligaciones éstas que no eran vinculantes hacia los que se hallaban fuera de la alianza. Estos principios que aplicaban al pueblo escogido por Dios evidencian que desde el AT Dios quiere que exista una ayuda al prójimo.

Algunos ejemplos del AT que demuestran y evidencian la actitud que debemos tener respecto a la ayuda al prójimo tenemos por ejemplo que un israelita no podía exigir interés a otro por un préstamo (Dt 23:19-20). Se prohibía asimismo el falso testimonio contra el prójimo (Ex 20:16; Dt 5:20). También se prohibía codiciar cualquier cosa que él poseyera (Ex 20:17); robarle o calumniarle (Lv 6:2), oprimirlo (Lv 19:13), atentar contra su vida (Lv 19:16), cometer adulterio con su mujer (Lv 20:10), defraudarlo de cualquier manera (Lv 25:14-15) o engañarlo en forma alguna (Lv 25:17). Todos estos preceptos quedaban expresados de una manera positiva en el que ordenaba:

No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.

Levítico 19:18 

La ayuda al prójimo es una ordenanza bíblica desde el AT. Para el pueblo de Israel sólo se consideraba prójimo a las personas de su pueblo, es decir a los que compartían misma fe y estaban sujetos a las mismas leyes tanto religiosas como de índole civil.

Ayuda al prójimo en el Nuevo Testamento (NT)

La ayuda al prójimo se enfatiza aún más en el NT. El Señor Jesucristo amplió el concepto de prójimo, ya que los Fariseos, habían circunscrito el significado de prójimo a los de su propia nación, a sus amigos y a quienes les favorecieran en alguna forma. A la pregunta de un intérprete de la Ley: ¿Y quién es mi prójimo?, el Señor respondió con la parábola del buen samaritano. En ella el Señor muestra cómo sus discípulos deben buscar hacer el bien a todos aquellos a los que pueda prestar su ayuda (Lc 10:25-37).

Aprendiendo del buen samaritano

Jesús pone a un samaritano a quien los judíos consideraban extranjero y prácticamente pagano, como ejemplo de alguien que cumplió con el mandamiento de ayudar al prójimo. Había muy marcadas fricciones étnicas entre los judíos y los samaritanos. No interactuaban frecuentemente y, en algunos casos, existía hostilidad entre ellos. Pero Jesús, temprano en su ministerio, les enseñó la verdad de Dios. En esta parábola, la fuente de asistencia no fue un pariente o un conciudadano de Israel, sino un despreciado samaritano.

El sacerdote y el levita

Jesús comienza su enseñanza poniendo a un sacerdote y a un levita como las personas que no se movieron a misericordia. Tanto los sacerdotes como levitas eran personas encargadas de ministrar en la presencia de Dios y estaban catalogados como líderes religiosos de Israel. Tal vez estas personas venían del templo cuando vieron el cuerpo del judío, pero no fueron movidos a misericordia. Ellos no habían aprendido el sentido de “misericordia quiero y no sacrificio”. Estos líderes aunque viéndole y llegando cerca pasaron de largo, tal vez por no volverse inmundos (Nm 19:11). Ellos prefirieron mantener su estatus social antes que salvar una vida y cumplir con la ayuda al prójimo.

El samaritano

Pero fue un samaritano el que comprendía lo que significaba la ayuda al prójimo. Este fue movido a misericordia. No dijo “este es un judío, que no tendría trato conmigo (Jn 4:9), ¿por qué he de tenerlo yo con él?” Sin embargo el samaritano no ve aun enemigo herido y a punto de expirar, sino un hombre que lleva sobre sí, como él, la imagen de Dios, y que tiene necesidad de su socorro. Pone todos los medios que tiene para aliviarle, incluso puso al judío sobre su propia cabalgadura yendo él mismo a pie al mesón y cuidó de él.El samaritano es el que practica la misericordia con el necesitado; él es el que estaba en el camino de la vida eterna. Hay que practicar el amor incluso con el enemigo.

¿Quién es tu prójimo?

Es significativo que Jesús concluye su relato con otra pregunta diferente de la primera ¿Cuál de estos tres fue el prójimo? Es como si dijera no calcules para saber quién es tu prójimo, sino déjate llevar por el llamado que sientes en ti y hazte prójimo, próximo a tu hermano que te necesita. La ayuda al prójimo no consiste solamente en conmoverse ante la miseria del otro. Nótese cómo el samaritano se detuvo a pesar de lo peligroso que era aquel lugar, pagó y se comprometió a costear todo lo que fuera necesario. Se arriesgó sin reserva ni cálculo, y esto con un desconocido. Se nos recuerda que una de las grandes tragedias del prejuicio es que nos separa de quienes pueden eventualmente ofrecernos ayuda.

Ve y haz tú lo mismo

Una vez más Jesús nos hace ver que, muchas veces, los que aparecen ser funcionarios de la religión o los que se creen cumplidores de la Ley no saben amar. Fue nada menos que un samaritano es decir, un extranjero que los judíos consideraban un hereje, quien se hizo cargo del hombre herido. Nuestro Señor Jesucristo termina diciendo: ve y haz tú lo mismo. Nos toca ser el buen samaritano para aquellos que han caído en el camino.

Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tú prójimo como a ti mismo.

Gálatas 5:14

Ministerio Jireh Cuba ayuda al prójimo

La parábola es una bella explicación de la ley de ayudar al prójimo como a uno mismo, sin acepción de nación, partido ni otra distinción. También establece la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador con los pecadores. Nosotros éramos como este viajero pobre y en apuros, ya que Satanás, nuestro enemigo, nos robó y nos hirió: tal es el mal que nos hace el pecado. El bendito Jesús se compadeció de nosotros. Jesús nos amó y nos dio vida por él cuando éramos enemigos y rebeldes. El Señor nos exhorta que vayamos y hagamos lo mismo. Es nuestro deber, es nuestro trabajo y según nuestra capacidad, socorrer, ayudar y aliviar a todos los que estén en apuros. El verdadero cristiano tiene escrita en su corazón la ley del amor y con ella la ayuda al prójimo, es decir a todo aquel que está necesitado.

El Ministerio Jireh Cuba ha llevado a la práctica el principio de ayuda al prójimo.  Debajo se evidencian algunas acciones realizadas por el Ministerio Jireh Cuba.

Conclusiones

El Ministerio Jireh Cuba ha demostrado con sus acciones el principio bíblico de la ayuda al prójimo al igual que lo hizo el buen samaritano.Deja claro que el prójimo es toda aquella persona necesitada y es nuestro deber hacernos prójimo de ese ser necesitado. El prójimo no es un tema sujeto a discusión o definición, sino que es alguien que encontramos y que necesita ayuda, sin importar raza, cultura o religión.

La compasión del samaritano merece el mayor de los elogios, porque la persona a la que asistió, bajo circunstancias normales, probablemente ni siquiera le habría dirigido la palabra. Cristo ha venido a romper una separación semejante entre los seres humanos.Y en esta parábola les quiso dar a entender, que el extraño, y aun el enemigo debe ser tenido por prójimo.

Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo,bien hacéis;

Santiago 2:8

Además el Ministerio Jireh Cuba tiene como objetivo ayudar a los misioneros con el objetivo de extender el reino de Dios en Cuba. Otro de los proyectos y por los cuáles Jireh Cuba se ha destacada más es por la ayuda a niños en especial por niños sin amparo filial. Contamos con su colaboración.

Habilidades

Publicado el

abril 27, 2020

4 Comentarios

  1. Reina

    Gracias a este Ministerio por estar presente en áreas donde se necesita ayuda.
    En estos días de incertidumbre Dios los guíe para que puedan llegar a aquellos más necesitados

    Responder
    • Alexei Remedio Mederos

      Gracias hermana, por estos comentarios. Con la gracias de Dios seguiremos adelante. Dios la bendiga!

      Responder
  2. Ramón Reynaldo

    Excelente a esto nos a llamado Jesús. Muchas bendiciones en este hermoso ministerio. Que el amor de Dios sea derramado sobre Cuba a través de Jireh Cuba.

    Responder
    • Alexei Remedio Mederos

      Gracias hermano. Dios te bendiga.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This