Seleccionar página

Alguien ha dicho en el pasado. La iglesia no es una institución es una expedición. En otras palabras, no está, sino que va. Un símbolo que no veo mucho en las iglesias ahora, pero que en el pasado representó al cuerpo del Señor, es una barca. La misma simbolizaba una organización que no permanecía estable, sino en movimiento.

En uno de los álbumes de Roberto Orellana hay un canto que dice: “Saca a Dios de los templos donde lo encerraron hace tanto tiempo, déjalo libre en la plaza y también en el mercado del pueblo”. La realidad es que el espíritu del monasticismo o de clausura ha permanecido en la iglesia adoptando nuevas formas. Pocas veces vemos a la iglesia proyectándose hacia afuera, antes bien la norma prevaleciente en la iglesia contemporánea es encerrarse en las cuatro paredes del edificio.

Evangelismo

Cuando las iglesias piensan en evangelización muchos de los términos que lo materializan son programas, cruzadas, campañas… nunca es un estilo de vida. La evangelización no es una obra espontánea. No es nuestro natural, que la proclamación surja instintivamente. Esto es lo que nos lleva a pensar que el evangelismo de hoy es un acto autoimpuesto artificial en el estilo de vida de la iglesia. Muchos ni siquiera han tenido la experiencia de compartir el mensaje de salvación con nadie, ni sus seres más allegados. A veces son cristianos comprometidos con el Señor, pero no comprometidos con el evangelismo. Una vida cristiana así describe a una iglesia que vive entre cuatro paredes y hace intentos de salir por momentos para luego que ha finalizado su programa, su cruzada o campaña volver a esconderse en la concha.

Misiones

Las misiones modernas parecen más un intento de reproducir una copia exacta de la iglesia que la promovió. Más que nada nos concentramos en que podamos tener un espacio grande para poder agrupar muchos miembros, adquirimos bancos, púlpitos, ventiladores equipos de música y audio… el propósito es una reproducción fiel al modelo tradicional de iglesia de la modernidad. Algunos sienten que no están en una iglesia “real” si el formato no estandariza con los tradicionales. Las iglesias modernas emplean muchos recursos en su intento de convertirse en catedrales. Finalmente la nueva iglesia es un engendro infesto de la filosofía de su madre. El hijo de gato caza ratón. La nueva obra será una iglesia hacia dentro. Por estos aspectos es necesario tener con un PLAN DE ACCIÓN PARA PLANTAR UNA MISIÓN de lo contrario pudieramos fracasar en el intento.

En concepto no existe diferencia alguna en lo que nosotros llamamos misión iglesia. Una misión es una iglesia en surgimiento o en crecimiento. Los términos distintivos y denigratorios empleados para designar una misión son antibíblicos. Fue Cristo el que primero empleó un vocabulario de minoría para referirse a la iglesia.

No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

Lucas 12:32

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Mateo 18:20

En la teología de Cristo el concepto mega iglesia no ocupó espacio. Sin embargo, la iglesia varió en membrecía de 120, 3 000, 5 000; pero Éfeso surgió con algunos más de 12. La membrecía nunca podrá determinar el estatus de iglesia desde la perspectiva bíblica. Una misión nunca dejará de ser una iglesia por que se le dé el calificativo de misión.

Misión describe el trabajo que hace un enviado nunca el resultado de este trabajo. Valdría la pena en pro de un avance en esta área del servicio cristiano nunca hacer una diferenciación que rebaje el valor del trabajo de alcanzar una vida siquiera. Un viejo himno reza en una de sus estrofas: “… aunque solo un corazón pudieras consolar, brilla en el sitio donde estés.”

Dios no nos hace responsables del éxito, sino del trabajo.

Algunos se sienten frustrados por la falta de resultados alcanzados en el trabajo misionero. Pero cuando la falta de resultados no es consecuencia de nuestra pereza o negligencia, albergar sentimientos de frustración es innecesario. Nosotros somos colaboradores de Dios plantamos y regamos pero no podemos producir el crecimiento lo cual es obra exclusiva de Dios. La salvación, la conversión, y la perseverancia en el sentido más absoluto son obra de Dios, podemos predicarlas, pero no podemos hacerlas efectivas.

Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento… Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

1 Corintios 3:6-7,9

Dios no nos hace responsable del éxito, sino del trabajo. Pensar que no hemos hecho nada al ver escasos resultados, después del esfuerzo, es querer tomar  el lugar de Dios, el cual espera que nosotros hagamos nuestra parte, por la cual nos responsabiliza, mientras que él hace la suya. Nuestro trabajo en el Señor no será en vano y a su tiempo segaremos si no desmayamos.

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

1 Corintios 15:58 

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Gá 6:9

Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.

Salmo 127:1 

Conclusiones

El Ministerio Jireh Cuba está conciente que en Cuba es necesario tener un enfoque de la iglesia hacia fuera, tratando de crear nuevas misiones y de esta forma poder extender el evengelio. Lamentablemente vemos que esto no sucede y muchos pastores y líderes quieren que los recién convertidos viajen largas distancias, etc para visitar la iglesia madre, porque lo que les interesa es contar con una membresía numerosa y no el trabajo celular en grupos pequeños. Nuestra trabajo en el Señor no quedará sin frutos, a su tiempo recogeremos la cosecha, es Dios el que hace la obra. No desmayemos, sigamos adelante en un trabajo evangelístico y misionero.

Publicación tomada del folleto «La obra misionera» del profesor Juan A. Llaca Mora

 

Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!