Seleccionar página

Jesús es el buen pastor y nosotros somos sus ovejas. Como cristianos tenemos un mandamiento de poner nuestra confianza sólo en Jesús autor y consumador de la fe. Si ponemos nuestra esperanza en alguién más podremos abandonar nuestra creencias y volver a la oscuridad que nos ofrece este mundo.

Jesús el buen pastor

El mismo Jesucristo dijo estas palabras para demostrar que sólo él es el buen pastor.

Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida pone por las ovejas. El asalariado y que no es pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa; porque es asalariado y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor, y conozco las mías, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y Yo conozco al Padre, y pongo mi vida por las ovejas.

Juan 10:11-15

En esta afirmación vemos al Señor Jesús señalando su posición única, que está apartada y por encima de cualquier otra persona en el mundo. Él está proclamando que él es el único que se preocupa con todo su corazón por sus «ovejas» (significa personas) e incluso llega tan lejos, que da su vida por ellas, para salvarlas del lobo.

¿Quién es el lobo?

Jesús es el buen pastor y Satanás es ese lobo que nos quiere destruir. Le gusta destruir a todas las personas porque estamos hechos a imagen de Dios y nos odia. Lo malo es que Satanás casi nunca aparece como lobo, sino en su forma anterior, como «ángel de luz», como «algo bueno», por esta causa en muchas situaciones no nos damos cuenta de que satanás o cualquier otro «lobo» quiere destruirnos. la Biblia dice que no ignoremos las maquinaciones del diablo, por eso, todo cristiano debe ser consciente de que tenemos un enemigo y que debemos prepararnos. 

¿Quién es el asalariado?

El asalariado puede ser cualquier persona que diga ser cristiano y que realice esa función para obtener beneficios económicos y no de todo corazón. Ese asalariado puedo ser yo, puede ser sus hermanos, sus pastores, sus líderes, sus obispos, puede ser cualquier persona que nosotros pensamos que son fieles cristianos pero sin embargo su corazón está muy lejos de Dios. Pos esta razón nunca debemos confiar en la gente. ¡No confíes en mí! ¡No confíes en nadie más que en Jesucristo, el hombre de la cruz! Solo Jesús es el buen pastor, es tu redentor y tu salvación. Él es Dios en persona y el único en quien podemos confiar en todos los aspectos.

No todos los líderes son asalariados pero hay muchos que si lo son. Los predicadores no siempre nos equivocamos y también podemos dar buenos consejos y ayudar, pero quiero que sepas que a veces fallamos. ¡Todos fallamos alguna vez! Así que es mejor que no confíes en la gente. He visto hacer cosas horribles a algunos cristianos e incluso a pastores y, a veces, todavía me pregunto por mí mismo, porque he realizado cosas estúpidas.

No puedo garantizarte que en un mal día me escape cuando el lobo venga por usted. Pedro negó a Jesús antes de que el gallo cantara tres veces, ¿cómo puedo decir que no correré en una situación feroz? Nadie puede prometerle esto, porque sólo somos carne humana pecaminosa. Salvado, pero aún carne pecaminosa y débil. Recibimos nueva vida porque nacemos de nuevo por el Espíritu Santo, pero todavía tenemos días débiles, cuando no estamos tan cerca del Señor como deberíamos. A veces hacemos lo que no deberíamos hacer y no siempre hacemos lo que deberíamos hacer.

¿Cómo sería este buen pastor?

Para terminar este tema, me gustaría darles una palabra de la escritura. Es una visión profética de Isaía, quien vivió unos 800 años antes de Jesús y está señalando cómo será la vida del buen pastor.

Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 

Isaía 53: 2-7

¿Qué vamos hacer?

Como sólo Jesús es el buen pastor debemos poner nuestra mira en él. Así que, por favor, permítanos mirar a Jesús, porque la gente siempre nos fallará. Jesús es el único buen pastor y es el único Dios. Lee la Biblia y siempre obtendrás buenos consejos de ella, porque la Biblia es única es un libro interactivo, impulsado por el Espíritu Santo y es capaz de darte consejos incluso en las situaciones más específicas de tu vida. 

Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!