Seleccionar página

La Biblia es clara y nos muestra que sin fe es imposible agradar a Dios. Muchos cristianos y personas inconversas decimos que tenemos fe verdadera en Dios, ¿pero realmente esto es así? En la Epístola de Santiago trata el tema de la fe verdadera en Dios. Santiago les escribió a los cristianos judíos que habían sido esparcidos por todo el mundo. En un ambiente hostil fueron tentados a aceptar una creencia intelectual en vez de la fe verdadera. Las enseñanzas de Santiago son más prácticas que doctrinales y  exhorta a los creyentes a que sean hacedores y no sólo oidores de la palabra (Stg 1:22). Los invito a meditar en algunas verdades que expone Santiago sobre la fe verdadera.

¿Cuál es la fe verdadera según la Biblia?

Hay muchas personas que piensan que con sus «buenas acciones» pueden ganar el cielo. Estas personas consideran que el cielo puede comprarse o adquirirse con su accionar o por ser «buena gente» desconociendo que sólo por fe podemos ser salvos. Nosotros como cristianos tenemos claro que somos salvos por medio de la fe en Cristo y no por obras.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Ef 2:8-9) 

Santiago no contradice la afirmación anterior, pero deja muy claro que no podemos ser salvos diciendo que tenemos fe sin demostrar la misma con acciones. La fe sin obra no puede salvar (Stg 2:14-16). Si decimos que tenemos fe y no realizamos obras de amor, sencillamente nuestra fe no es verdadera es una fe falsa. La Biblia espicifica que la fe verdadera en Dios produce obras de amor en la vida del creyente.

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Ef 2:10)

La misma pregunta que hace Santiago se aplica hoy a nuestras vidas. Si tenemos una fe verdadera en Cristo, debemos demostrar nuestra fe en Cristo a través de las obras (Por los frutos nos reconocerán). En este mundo lleno de necesidades podemos mostrar nuestro amor y nuestra fe en Dios a través de donaciones de ropas, de alimentos, ayudando al necesitado. Actuemos conforme a la fe que profesamos, demostremos con obras nuestra fe en Cristo.

La fe y las obras

Si usted ha leído hasta aquí, puede estar pensando que hay personas en el mundo que realizan muchas obras de amor. Deja aclararte que pueden existir obras sin fe, pero no fe sin obras (Stg 2:17-19). Si esas personas que realizan buenas obras no han aceptado a Jesús como Señor y Salvador de su vida no serán salvas. Ahora bien toda persona que dice que tiene fe en Cristo debería abundar en buenas obras. En Tito 3:8 nos dejan claro que los creyentes debemos ocuparnos de buenas obras

Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.

Así mismo es hermano. Si usted era de los que se pasa el día diciendo o alegando que tiene fe, que es el mejor cristiano de su iglesia y no ha realizado una buena obra en el día, pues debería tener presente que nuestras obras dan testimonio de nuestra fe

Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado. (Jn 5:36)

Con nuestras obras damos testimonio al mundo de nuestra fe. A través de las obras el mundo puede ver el amor de Cristo reflejado en nuestras vidas. ¿Ven reflejadas en nuestras acciones el amor de Cristo? Realicemos obras que demuestren el amor de Cristo por las personas y nuestro amor al prójimo.

La fe verdadera en Dios produce obras

Santiago pone dos ejemplos de fe que van de un extremo al otro. Abraham como máximo exponente y Rahab la ramera (Stg 2: 20-26) Se evidencia en este texto que los hombres de fe que se mencionan en la Biblia en Hebreos 11 siempre su fe lo llevó a obrar. No hay un hombre de fe en la Biblia que no haya sido un hombre de acción y que abundara en buenas obras.

Abel ofreció, Noe construyó, Abraham (Gn 15:6) salió sin saber a dónde iba y ofreció a Isaac entre muchos otras obras. Dice la palabra que Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia. Rahab la ramera (Heb 11:31) recibió a los espías del pueblo de Israel. tanto Abraham como Rahab fueron justificados por una fe que obra, fueron justificados por tener una fe verdadera.

Para usted que está leyendo este artículo le digo que la fe verdadera es la fe que obra por el amor.

porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor. (Ga 5:6)

Amado hermano, nuestra fe debe estar acompañada de acciones, de obras para que esa fe sea verdadera. ¿Estamos dispuestos a cumplir el llamado de Dios en nuestras vidas? Pidamos perdón a Dios por ser desobediente a su llamado y no obedecer su palabra

Las obras del Ministerio Jireh Cuba

El Ministerio Jireh Cuba tiene claro que la fe verdadera en Cristo se refleja en el accionar y en el amor al prójimo. Por eso lo invito a que se involucre con nuestro trabajo. Entre nuestros principales proyectos estamos enfocados en ayudar al prójimo, a niños sin amparo filial, ayuda a misioneros en Cuba. Si usted se siente identificado con nuestro trabajo no dude de realizar una donación y de esa forma demostrar que su fe en Dios no es una fe falsa sino una fe verdadera. Hay un mundo lleno de necesidades que espera qu everdaderos cristianos extiendan su mano y de esa forma reflejar el amor de Dios en nuetsras vidas y llevar la salvación a través de una fe verdadera que produce obras.

¿Tenemos fe verdadera?

La fe verdadera transforma vidas. Debemos poner la fe en acción. Es fácil decir que tenemos fe, pero la fe verdadera producirá obras de amor para los demás. Puede haber obras sin fe, pero no existe fe sin obras. La fe se manifiesta en obras, y las obras perfeccionan la fe. Por lo tanto, podemos afirmar que somos salvos por fe, pero la fe verdadera produce obras de amor

Si usted no ha aceptado a Cristo como Señor y Salvador de tu vida te digo que sólo a través de la fe en Cristo podemos ser salvos y si ya aceptaste a Cristo te pregunto ¿Tenemos fe verdadera? Si es verdad, entonces demostrémosla con nuestras obras.

 

Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!