Seleccionar página

Como en estos días casi la totalidad de las iglesias están cerradas y la mayoría de las actividades religiosas están suspendidas debido a la covid-19, un amigo mío me preguntó que podía hacer para evitar el enfriamiento espiritual y no alejarse de Jesús.

Esa es una buena reacción en una situación como la que estamos viviendo. Este hombre estaba preocupado porque su comunión con Jesús se estaba estancando y no era lo mismo que antes. Pero tuvo el valor de reconocerlo y esta dispuesto a continuar viviendo cerca de Jesús. Sin embargo, otros están felices de poder quedarse en casa y dormir hasta tarde los domingos. Muchos no regresarán a la iglesia cuando la vida vuelva a la normalidad porque ya probaron la comodidad de quedarse en casa y sencillamente el enfriamiento espiritual a llegado a tal nivel que los ha matado espiritualemnte. Esa es la triste realidad de muchos.

El deseo del Rey David

El rey David compartió con nosotros el deseo de su corazón en el Salmo 27:4:

Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

¿Tienes tú el mismo deseo? Si lo tienes, entonces no corres grave peligro del enfriamiento espiritual y alejarte del Señor.

En este punto me gustaría trasladarme cuando Jesús estaba preguntándole a Pedro si este le amaba después de la resurrección y cuando el mismo ya le había abandonado durante la crucifixión. Leamos las Escrituras juntos.

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.  Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas

Juan 21: 15-17.

¿Me amas? ¿Amo todavía al Señor?

Si queremos saber si nuestro amor por el Señor se ha enfriado entonces podemos hacernos esa misma pregunta: ¿amo todavía al Señor como lo amaba hace un tiempo atrás? La respuesta nos dirá muchas cosas. Ya sea la confirmación de que aun le amamos y vivimos en cercana comunión o que nos hemos alejado y nuestro fuego no está como debería.

Si reconocemos que nuestro caminar  con Jesús se ha convertido en algo tibio, ya sea por causa de la covid-19 y el asilamiento de las rutinarias actividades religiosas o por otras cosas, entonces arrepintámonos y busquemos su presencia de nuevo. Ser tibio es una horrible condición. Dios prefiere que seamos fríos y no tibios, tanto así abomina el estado de tibieza. Recordemos las palabras de Apocalipsis 3:14-22:

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!  Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.  

No necesitamos necesariamente estar en actividades religiosas para estar cerca del Señor. Necesitamos una Biblia y tiempo para estudiarla y meditar sobre lo que hemos estudiado y aprendido.

¿Qué podemos hacer ante el enfriamiento espiritual?

Evitemos la televisión y el internet y no hagamos esas cosas que roban nuestro tiempo a un lado y saquemos aunque sea una hora al día para estudiar la Biblia. Es tiempo de preguntarnos si ¿ADORAR A DIOS O A SATANÁS? Dediquemos tiempo a escuchary cantar cantos de adoración y orar no solo por nuestras necesidades físicas y materiales, sino también para que podamos ser de bendición espiritual para otros.

Ocupémonos de las ovejas del Señor. Oremos por ellos. Hagamos cosas por ellos y compartamos el evangelio. Enfoquémonos en nuestro destino eterno para ser la novia de Jesús en el cielo y estar con el por toda la eternidad.

Se agradecido y Dios te bendiga. Amén.

Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!