Seleccionar página

No hay nada que preceda al propósito. El punto de partida para todas las iglesias debe ser la pregunta: “¿por qué existimos?” Hasta no saber cuál es el propósito de la iglesia, nosotros no tenemos fundamento, ni motivación, ni dirección en nuestro ministerio. Si usted está ayudando a poner en marcha una nueva iglesia, su primera tarea es definir su propósito.

¡Las iglesias fuertes están edificadas sobre un propósito! Al concentrarse de la misma manera en los cinco propósitos de la iglesia del Nuevo Testamento, su iglesia desarrollará el equilibrio saludable que hace que el crecimiento duradero seaposible. Proverbios 19:21 dice:

Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá

Proverbios 19:21

Los planes, los programas y las personalidades no permanecen, pero el consejo de Dios sí permanecerá. Las iglesias fuertes no están construidas sobre programas, personalidades o trucos. Están construidas sobre los propósitos eternos de Dios.

Los cinco propósitos de la iglesia

Una iglesia movida por un propósito está comprometida a cumplir con las cinco tareas que Cristo le ordenó a su iglesia.

Propósito de la iglesia No 1: Ama al Señor con todo tu corazón.

La palabra que describe este propósito es adoración. La iglesia existe para adorar a Dios. ¿Cómo amamos a Dios con todo nuestro corazón? ¡Adorándole! No importa si estamos solos, con un grupo pequeño o junto a 100 000 personas. Cuando le expresamos nuestro amor a Dios, lo estamos adorando. La Biblia dice:

Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás

Mateo 4:10b

Considere que la adoración viene antes del servicio. Adorar a Dios es el primer propósito de la iglesia. Algunas veces estamos tan ocupados trabajando para Dios,que no tenemos tiempo para expresarle nuestro amor a través de la adoración.

A través de todas las Escrituras se nos manda celebrar la presencia de Dios magnificando al Señor y exaltando su nombre. El Salmo 34:3 dice:

Engrandeced a Jehová conmigo, y exaltemos a una su nombre

Salmo 34:3

No debemos adorar por obligación, debemos hacerlo porque lo deseamos. Debemos disfrutar de la posibilidad de expresarle nuestro amor a Dios.

Propósito de la iglesia N°2: Ama a tu prójimo como a ti mismo.

La palabra que utilizamos para describir este propósito es ministerio. La iglesia existe para ministrar a la gente. El ministerio es demostrar el amor de Dios a otros satisfaciendo sus necesidades y sanando sus heridas en el nombre de Jesús. Cada vez que se acerca a otros en amor, usted los está ministrando. La iglesia debe ministrar a toda clase de necesidades: espirituales, emocionales, relacionales y físicas. Jesús dijo que hasta un vaso de agua fría dado en su nombre era considerado como un ministerio y que no quedaría sin recompensa. La iglesia debe “…perfeccionar a los santos para la obra del ministerio.” (Efesios 4:12).

Lamentablemente, en muchas iglesias el verdadero ministerio ocupa un lugar muy pequeño. En cambio, la mayoría del tiempo se ocupa en reuniones. La fidelidad generalmente se define en términos de asistencia en lugar de en términos de servicio, y los miembros simplemente se sientan, se quedan en remojo y se vuelven agrios.

Propósito de la iglesia No 3: Id y haced discípulos.

A este propósito lo llamamos evangelismo. La iglesia existe para comunicar la Palabra de Dios. Somos embajadores de Cristo y nuestra misión es evangelizar al mundo. La palabra id en la Gran Comisión es un verbo griego conjugado enpresente continuo. Debiera decir ‘mientras ustedes están yendo”. Es responsabilidad de todo cristiano compartir las BuenasNuevas a dondequiera que vaya. Debemos hablarle a todo el mundo de la venida de Cristo a esta tierra, de su muerte en lacruz, de su resurrección y de su promesa de regresar. Algún día, cada uno de nosotros tendremos que darle un informe a Dios con respecto a cuán seriamente cumplimos con esta responsabilidad.La tarea evangelística es tan importante que Cristo en realidad nos dio cinco Grandes Comisiones, una en cada uno de los evangelios, y una en el libro de Hechos. En Mateo 28:19—20, en Marcos 16:15, en Lucas 24:47—49, en Juan 20:2 1 y en Hechos 1:8 Jesús nos dice que vayamos y le digamos al mundo el mensaje de salvación.

El evangelismo es algo más que nuestra responsabilidad; es nuestro gran privilegio. Se nos invita a formar parte de aquellos que traen a las personas a integrar la familia eterna de Dios. No conozco ninguna causa más significativa por la cual valga la pena entregar la vida. Si usted conociera la cura para el cáncer, estoy seguro de que haría todo lo posible para hacer conocer esta noticia. Salvaría a millones de vidas, pero usted conoce algo mejor. ¡A usted se le ha dado el evangelio de la vida eterna para compartir, lo cual es la noticia más grande de todas!

En tanto exista una persona en el mundo que no conozca a Cristo, la iglesia tiene el mandato de seguir creciendo. Elcrecimiento no es opcional; es un mandato de Jesús. No debemos buscar el crecimiento de la iglesia para nuestro beneficio,sino porque Dios desea que la gente se salve.

Propósito de la iglesia No 4: Bautizándolos

En el texto griego de la Gran Comisión hay tres verbos en presente continuo: yendo, bautizando y enseñando. Cada unode estos verbos forma parte del mandamiento “haced discípulos”. Yendo, bautizando y enseñando son elementos esencialesdel proceso de discipulado. A primera vista usted se puede preguntar por qué la Gran Comisión le da la misma prominenciaal simple acto del bautismo que a las grandes tareas de evangelismo y edificación. Evidentemente, Jesús no lo nombró por accidente.

¿Por qué el bautismo es tan importante para tener que garantizar que estuviera incluido en la Gran Comisión de Cristo?Creo que esto es así porque simboliza uno de los propósitos de la iglesia: la comunión unos con otros, la identificación con elcuerpo de Cristo.Como cristianos somos llamados a pertenecer, no tan solo a creer. No hemos sido diseñados para vivir como el llanerosolitario; en cambio, debemos pertenecer a la familia de Cristo y ser miembros de su cuerpo. El bautismo no solo es un símbolo de salvación, sino también un símbolo de comunión. No solo simboliza nuestra nueva vida en Cristo, sino que hace visible la incorporación de una persona al cuerpo de Cristo. Le dice al mundo: “ esta persona es uno de nosotros!” Cuando los nuevos creyentes se bautizan, les damos la bienvenida a la comunión de la familia de Dios. No estamos solos. Todos estamos para apoyarnos unos a otros. Me encanta la forma en que se parafrasea a Efesios 2:19 en La Biblia al Día: “Ya no son ustedes extraños ni extranjeros, sino miembros de la familia de Dios,… y conciudadanos de los cristianos de todas partes.” La iglesia existe para ofrecerles comunión a los creyentes.

Propósito de la iglesia No 5: Discipulándolos

La palabra que comúnmente usamos para referirnos a este propósito es discipulado. La iglesia existe para edificar o educar al pueblo de Dios. El discipulado es el proceso para ayudar a las personas a que se parezcan más a Cristo en suspensamientos, en sus sentimientos y en sus acciones. Este proceso comienza cuando una persona nace de nuevo y continúa a lo largo de toda su vida. Colosenses 1:28 dice:

a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;

Colosenses 1:28

Como iglesia no solo estamos llamados a alcanzar a la gente sino también a enseñarles. Luego de que alguien ha tomadouna decisión para Cristo, debe ser discipulado. Es responsabilidad de la iglesia desarrollar a las personas para que lleguen a lamadurez espiritual. Esta es la voluntad de Dios para cada creyente. Pablo escribe: “. . .para la edificación del cuerpo deCristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medidade la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:12b)

Si usted examina el ministerio de Jesús, es evidente que él incluyó estos cinco elementos en su trabajo. El apóstol Pablo no solo cumplió estos propósitos en su ministerio, sino que también los explicó en Efesios. Pero el ejemplo más claro de estos cinco propósitos es la iglesia primitiva de Jerusalén que se describe en Hechos. Se enseñaban los unos a los otros, tenían comunión junta, adoraban, ministraban y evangelizaban. En la actualidad nuestros propósitos no han cambiado. La iglesia existe para edificar, animar, adorar, equipar y evangelizar. Aunque cadaiglesia difiera respecto a cómo estas tareas se llevarán a cabo, no debe existir desacuerdo respecto a cuál tarea hemos sidollamados a realizar.

Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!