Seleccionar página

¿A quién le demanda Dios el trabajo misionero? Muchos respondemos que este trabajo es para una minoría, es para una parte de la iglesia, no obstante el trabajo misionero es un mandamiento de Dios para toda la iglesia.

Cada cristiano es un misionero o un impostor

Charles H. Spurgeon

El mensaje central de la Biblia es la gloria de Dios. No puede ser la salvación del hombre, pues entonces lo más importante sería el hombre y lo más importante en el universo no es el hombre, es Dios. Nosotros hemos nacido para glorificar a Dios.

Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme.

Isaía 60:21

Pablo también expresó:

En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

Efesio 1:11-12

La Biblia dice que fuimos creados para la alabanza de su gloria. Nuestra misión es glorificar a Dios. La pregunta que surge es ¿Cómo?

¿Cuál es la forma adecuada de glorificar a Dios?

Para saber ¿a quién le demanda Dios el trabajo misionero? es importante conocer cuál es la forma adecuada de glorificar a Dios. La mayoría de los cristianos respondemos que glorificamos a Dios con nuestro testimonio (buena conducta), lo que es correcto, pero otros lo glorifican también con su mala coducta (por ejemplo Faraón Ex 14:4, 17-18), entonces cómo glorifico a Dios: Haciendo discípulos

La Biblia aclara esta afirmación,

En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Juan 15:8

El problema de este texto es que la palabra fruto no significa los frutos del espíritu. Muchos creyentes creen que la palabra fruto siempre en la Biblia tiene el mismo significado y no es así. Juan la usa de una manera diferente. En su evangelio el escritor la emplea de la siguiente forma:

Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.

Juan 4:36

En este texto Jesús está hablando de que aquellos samaritanos estaban listos para recibirle, ellos eran el fruto para vida eterna. Fruto aquí significa almas salvadas.

De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

Juan 12:24

Si Jesús no moría finalmente quedaría solo, pero si moría llevaría muchos hijos a la gloria. Fruto aquí significa creyentes salvados

Luego Juan comienza esta secuencia donde aparece el término fruto en varias ocasiones. En un llamado reiterativo a llevar mucho fruto finalmente él dice en el versículo 16, os he puesto para que vayáis y llevéis fruto. Todo el tenor del pasaje y el subsiguiente es a ir y dar testimonio de Jesús.

Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.

Juan 15:2

Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Juan 15:4

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Juan 15:5

En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Juan 15:8

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

Juan 15:16

Juan siempre usa el término fruto como el resultado de nuestro trabajo y nuestra vida en Cristo, trabajo que redunda para alcanzar a otros. Llevar frutos es alcanzar a otros, poder presentar el resultado en vidas que permanecen.

Conclusión

¿A quién le demanda Dios el trabajo misionero? la respuesta es a toda la iglesia. el trabajo misionero es una trabajo de discipulado y glorificar a Dios es hacer discípulos lo cual para Juan es llevar frutos.

Repitamos la pregunta: ¿A quién Dios le está demandando el trabajo misionero? Tiene una sola respuesta a cada uno de nosotros. Cada cristiano debe vivir para glorificar a Dios haciendo discípulos y esta es la única forma de ser un verdadero discípulo. también es importante preguntarse ¿QUÉ ESTÁ PIDIENDO DIOS DE LOS CRISTIANOS CUBANOS?

Publicación tomada del folleto «La obra misionera» del profesor Juan A. Llaca Mora
Suscríbase a nuestro Boletín!

Suscríbase a nuestro Boletín!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro Ministerio.

Usted se ha suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este sitio!

Compartir este sitio equivale a realizar una donación. Contamos con tu apoyo!